Archivo de la categoría: Organización, Fuentes y Recursos

Aquí os comentaré cómo me iré organizando para llevar a cabo mi proyecto. También se hará mención a bibliografía, sitios de internet, documentación, etc. que me hayan sido de utilidad.

Armonía Práctica

Código binarioPara todos aquellos que estéis estudiando armonía en el conservatorio (o por libre), comentaros que existe un programa con bastante buena pinta que os puede ayudar a hacer los ejercicios:

Harmony Practice

Un programa apropiado para trabajar y corregir tú mismo tus ejercicios de armonía

Por: Fausto Torre (Italia) y Michel Baron (Canadá)

Página Principal

Descargar la versión 2.01 en Castellano (desde la página oficial)

La licencia del programa no es libre, pero al menos es freeware. Por eso lo incluyo aquí, de todas formas. Destacar que el programa está traducido al castellano por Manuel Alberto Vázquez Diz (de Ourense).

Michel Baron es profesor en el Conservatorio de Música de Québec (Canadá), y tiene una página web muy interesante con apuntes online de armonía, contrapunto y fuga. Dichos apuntes están traducidos al castellano y al gallego.

 

2 comentarios

Archivado bajo Información Interesante, Organización, Fuentes y Recursos

Documentación MIDI

En la página de la MIDI Manufacturers Association (la MMA) se pueden encontrar un pequeño “resumen” de las especificaciones MIDI. En otras páginas se pueden encontrar alguna que otra información interesante, pero que resulta insuficiente para alguien que está diseñando un controlador MIDI.

Es necesario conocer más sobre el MIDI. A un nivel mayor de profundidad.

Una de las opciones es adquirir el libro The Complete MIDI 1.0 Detailed Specification, vendido por la propia MMA. ¿Alguien tiene referencias sobre éste libro? ¿O sobre algún otro que pueda ser útil para un diseñador MIDI?

Editado 12/09/07: Ya he pedido a la biblioteca de mi facultad que encargue la documentación MIDI. Ahora sólo queda esperar a que llegue. Desde aquí, agradecer la amabilidad de nuestra bibliotecaria. ¡¡¡ Gracias Teresa !!!

1 comentario

Archivado bajo Organización, Fuentes y Recursos

General MIDI

Como hemos visto anteriormente, el sintetizador nos ofrecía una serie de instrumentos a elegir de los bancos de sonidos. Sin embargo, existía un pequeño problema, bastante sencillo de entender.

Supongamos que creamos un archivo MIDI, una hermosa composición con varios instrumentos, los que vosotros queráis. Cada pista de ese fichero MIDI estaría asociada a un canal, y cada canal estaría asociado en un momento determinado a un instrumento del banco de sonidos. Efectivamente, durante la reproducción de un archivo MIDI, el secuenciador envía un mensaje MIDI especial, que asociaría un instrumento del sintetizador (de toda la gama disponible) a los mensajes que llegasen por un canal concreto.

Siempre que utilizásemos el mismo modelo de sintetizador, no tendríamos el menor problema. Pero como ya habíamos comentado, uno de los puntos interesantes era la modularidad del sistema, por lo que probablemente nos interesaría ejecutar ese fichero con otro secuenciador y con otro sintetizador.

¿Cuál era el inconveniente hasta la llegada de General MIDI? Muy sencillo. Cada fabricante de sintetizadores podían tener los intrumentos en un orden diferente al del resto, lo que provocaba que una composición (en la que nos habíamos esmerado a la hora de escoger los instrumentos) sonase con otros instrumentos completamente distintos. Por ejemplo, el instrumento número cero podía ser un piano en un sintetizador, mientras que en otro podría ser una flauta. O incluso los sonidos de la batería. Nunca se podía saber de antemano cómo sonaría en otros sintetizadores.

General MIDIGeneral MIDI pretendía ser un estándar mínimo en ese aspecto. La idea central era crear una lista de instrumentos que cualquier fabricante podría incluir de forma sencilla en sus sintetizadores (nótese que es un estándar mínimo, lo que deja la posibilidad de incluir instrumentos adicionales).

En otras palabras, el compositor tendría la garantía de que su composición se ejecutaría adecuadamente con los instrumentos deseados, independientemente de la marca del sintetizador usado.

Más información:

http://en.wikipedia.org/wiki/General_MIDI

http://www.midilandia.com/midiland/articulos/art_midiprincipiantes3.htm

4 comentarios

Archivado bajo Información Interesante, Organización, Fuentes y Recursos

Aclaraciones sobre los bancos de sonidos

Hablando con algunas personas sobre la utilidad de las sf2tools, me he encontrado que hay una dificultad generalizada para comprender qué es un banco de sonido. Así que intentaré explicarlo de la forma más práctica posible: Con ejemplos.

En éste enlace hay un archivo zip con dos tipos de ficheros. Por una parte están los ficheros midi, que son melodías tocadas por varios instrumentos MIDI. Por cada fichero MIDI hay un fichero mp3 que es el resultado de la ejecución de esos mismos ficheros MIDI, pero cambiando algunos instrumentos por las flautas. Esas flautas son las que están definidas en los bancos de sonidos de ejemplo que se han incluído en el paquete sf2tools.

Con esos bancos de sonidos se puede interpretar cualquier melodía con la flauta. Basta con tener el fichero MIDI correspondiente, y configurar de forma adecuada timidity.

¿Me he explicado mejor?  :p

Comprendo que es difícil de comprender para todas aquellas personas que no están familiarizadas con la música y el MIDI.

Deja un comentario

Archivado bajo Información Interesante, Organización, Fuentes y Recursos, Seguimiento del Proyecto

Síntesis de Audio

Existe mucha teoría en torno a la síntesis de audio. Intentaré introducir conceptos generales, que nos sirvan para entender el funcionamiento de un sintetizador, y el papel que desempeña dentro del proyecto.

En primer lugar, decir que se comentarán dos tipos de síntesis:

  1. Síntesis de Audio Modulada en Frecuencia (FM synthesis).
  2. Síntesis de Audio por Tabla de Ondas (wavetable synthesis).

1.- Síntesis de Audio Modulada en Frecuencia

Como bien dice [1]: “La síntesis FM es un método que permite la manipulación de un timbre para obtener sonidos reales y naturales”. Más adelante, se comenta que “con velocidades por encima de la capacidad humana y frecuencias con una rapidez similar a las frecuencias de audio, comienzan a aparecer componentes armónicos proporcionales a más o menos la frecuencia portadora del tono que se está haciendo vibrar”.

Os lo explicaré de forma sencilla. El sonido es como cualquier otra onda física, y por tanto, tiene una serie de propiedades cuantificables. Por ejemplo, la frecuencia (inversa de la longitud de onda, lambda). Sonidos de baja frecuencia (alta longitud de onda) son sonidos graves, mientras que sonidos de alta frecuencia (baja longitud de onda) son sonidos agudos. Otra propiedad del sonido es su intensidad, concepto al que estamos muy familiarizados, y del que sobran explicaciones.

Sin embargo, todavía podemos hablar de una propiedad más. ¿Cómo es posible que nuestro oído sea capaz de distinguir dos sonidos con la misma intensidad (mismo volumen), y la misma frecuencia (la misma nota) que provienen de dos instrumentos distintos? Los sonidos también tienen un timbre. ¿De dónde proviene esa cualidad del sonido?

La explicación es sencilla. Casi ningún instrumento genera ondas simples, sino varias ondas que se superponen y generan un sonido como resultado de toda esa superposición simultánea en el tiempo. En otras palabras, cuando escuchamos una nota de un instrumento, ¡en realidad estamos escuchando varias! ¿Cómo es ésto posible?

Os contaré un secreto: no todas las ondas que estamos escuchando en un sonido suenan con la misma intensidad. Digamos que existe una nota central, que es la que destaca, y luego una serie de notas que también suenan, pero con una intensidad considerablemente menor a la nota central.

Ahora bien, ¿qué notas suenan, además de la nota central? ¿Y con qué intensidad, en relación a la nota central? Muy sencillo: depende. Depende de las características físicas del instrumento. Eso incluye las medidas usadas en su construcción, el tipo de material usado, y un largo etcétera.

Os contaré un segundo secreto: las notas que suenan simultáneamente con la nota central no son notas cualesquiera. Son notas que tienen una relación muy especial con la nota central. Matemáticamente hablando, son notas cuya frecuencia son múltiplos de la frecuencia de la nota central. Musicalmente hablando, son notas armónicas, probablemente construídas con intervalos justos.

Cuando escuchamos varios sonidos simultáneamente, pueden provocarnos varias sensaciones. Sin ser demasiado técnico, pueden ser agradables (consonancias), y otros desagradables (disonancias). Dentro de los sonidos consonantes, que suenan agradables al oído (aún sin ser un experto musical) están los intervalos justos: 4ª J, 5ª J y 8ª J. Curiosamente, las frecuencias de los sonidos que forman parte de éstos intervalos tan agradables al oído, son múltiplos uno del otro.

Como véis, existe una estrecha relación entre las matemáticas y la armonía.

Si conocemos cada una de las partes que compone un sonido, ¿acaso no podemos construir nuestros propios sonidos artificialmente? Esa es la idea de la síntesis FM: a partir de un modelo matemático que explique el comportamiento del sonido (basado en los modelos físicos utilizados para describir el comportamiento de ondas), somos capaces de construir un circuito electrónico que genere sonidos bastante parecidos a los sonidos reales de cualquier instrumento.

El parámetro más complicado de generar es, sin duda, el timbre. Cambiar la frecuencia de una onda, o su amplitud, no es más que un simple cálculo matemático, por lo que no es para nada complicado. Sin embargo, como ya habíamos comentado, el timbre se consigue a base de superponer armónicos con menor intensidad a la nota principal.

Modelo matemático de la Síntesis FM

A modo de curiosidad, en [1] se afirma: “En FM, la frecuencia instantánea de una onda portadora es variada de acuerdo a una onda moduladora, de tal forma que los cambios en la portadora se convierten en la frecuencia de la onda moduladora o frecuencia moduladora.”

Se consideran dos ondas: una onda portadora, y una onda moduladora. La frecuencia de la onda portadora se calcula a partir de la onda moduladora (a partir de una ecuación con funciones trigonométricas). De ahí que se diga que la síntesis es Modulada en Frecuencia.

El desarrollo matemático escapa al objetivo de éste post. Aquí podréis encontrar más sobre la teoría matemática que sustenta éste modelo, la Teoría de FM. Como última curiosidad, indicar que para calcular los armónicos de la nota principal, parece que se utilizan las Funciones de Bessel, utilizadas en muchos otros campos.

Un sonido puro y sin armónicos

Anteriormente mencionamos que casi ningún instrumento generaba una onda simple (refiriéndome a un sonido sin armónicos). Efectivamente, existe un instrumento que sí, y es el diapasón.

Según la wikipedia: “Normalmente se utiliza para afinar instrumentos musicales de acuerdo a una nota concreta; sin el diapasón sería muy difícil lograr que distintos instrumentos se pudieran afinar independientemente de forma concreta y armónica”.

El sonido generado por un diapasón es lo que más se parece en la práctica a un sonido sin armónicos. Su forma de onda es senoidal. Otra forma de obtener un sonido puro sería generando una onda senoidal en un ordenador.

2.- Síntesis de Audio por Tablas de Ondas

De todas formas, aunque con la síntesis FM se conseguían resultados más que aceptables, se notaba que los sonidos eran generados por un computador. Con el objetivo de obtener un resultado más realista, se diseñó la síntesis de audio que vamos a presentar a continuación.

La idea es bastante intuitiva: ahora disponemos de una tabla con sonidos muestreados de cada uno de los instrumentos, almacenados de forma digitalizada en una ROM (por hardware) o en disco (por software). La tabla nos proporciona sonidos reales de cada uno de esos instrumentos (muestras, en inglés samples), un sonido base a partir del cual podemos modificar algunos parámetros básicos, para obtener el sonido final.

Por ejemplo, a partir de un sonido base, y modificando la frecuencia, podemos obtener todos los sonidos de la escala. Sin embargo, cuanta mayor sea la diferencia entre la nota real y la nota que queremos obtener, el resultado será de peor calidad. En otras palabras, con un LA podemos obtener un LA bemol o un LA sostenido de bastante calidad, pues son notas que están razonablemente cerca. Pero si intentamos obtener un DO a partir de un LA, se notará claramente que es un sonido construido de forma artificial.

En consecuencia: “Cuanto mayor sea la cercanía (cuantificada en tonos y semitonos) entre la nota sintetizada y la nota muestreada, mayor será el realismo del sonido resultante”.

El caso extremo sería tener una muestra de cada una de las notas que puede generar el instrumento. Pero aquí tendríamos el inconveniente de que, al tener tantas muestras, la tabla de ondas sería demasiado grande (con más razón si estamos contemplando la posibilidad de almacenar la tabla en una ROM). También hay que pensar que, probablemente, querremos tener sampleado más de un instrumento. Lo cual convierte al tamaño de la tabla en un parámetro a tener en cuenta.

Una característica interesante de muchas tarjetas de sonido (sobre todo, las profesionales), es que incorporan una cierta cantidad de memoria RAM interna. En ese caso, es posible almacenar la tabla de ondas en la RAM, de forma que el acceso a las muestras de la tabla se realizaría con mayor eficiencia, con el aumento de prestaciones que ello conlleva.

En caso de no disponer una tarjeta tan buena, siempre queda la posibilidad de almacenar la tabla en la memoria principal, a coste de tener un menor rendimiento. De todas formas, ahora no es un problema demasiado grave, puesto que tanto la tecnología de computadores como la tecnología de memorias han mejorado mucho sus prestaciones en éstos últimos años (capacidad de procesamiento en el primer caso, y cantidad de memoria y latencia, en el segundo).

También es posible una estrategia mixta, en caso de que la tabla de ondas sea de un tamaño superior a la RAM disponible en la tarjeta de sonido.

Posteriormente, para generar el sonido, se utiliza un oscilador con diversos componentes que permiten modificar la onda de salida.

Fuentes interesantes:

[1] Fundamentos de Síntesis de Audio con Frecuencia Modulada, por Juan Reyes

Wavetable synthesis, artículo en la Wikipedia

Wavetable Synthesis 101. A Fundamental Perspective, por Robert Bristow-Johnson (para profundizar)

4 comentarios

Archivado bajo Curiosidades y Anécdotas, Información Interesante, Organización, Fuentes y Recursos

MIDI en GNU/Linux (III)

Todo lo que hemos hablado sobre MIDI se quedaría un poco descolgado si no presentásemos también alguna que otra herramienta para editar partituras.

Uno de los objetivos de la OpenPipe es servir como periférico de introducción de datos musicales en un editor de partituras, como podría ser rosegarden. Por lo tanto, tiene sentido hablar un poco sobre ésta aplicación.

Por supuesto, todo lo aquí contado sólo sirve como breve introducción. Todos aquellos que queráis profundizar conocimientos, tenéis bastantes recursos en la red disponibles para seguir investigando 🙂

Rosegarden

La aplicación está en los repositorios, por lo que bastaría con instalar el paquete rosegarden4 vía aptitude para instalar la aplicación en nuestro sistema.

Os propongo importar un archivo MIDI, el que vosotros queráis. Utilizad la opción File > Importar > Importar Archivo MIDI.

Rosegarden - Ventana Principal

Ventana principal de Rosegarden

Como podemos ver (pinchar en la imagen para agrandarla), el programa tiene varias áreas que muestran distinto tipo de información. Lo que es la partitura en si, se encuentra en la parte derecha. Cada pista (que se corresponde con los mensajes que viajan a través de un canal determinado) se corresponde con una fila del gráfico.

El gráfico está compuesto por seis filas. Al principio de cada fila está el nombre del instrumento que tiene asignado (Flute, Acoustic Guitar (steel), Acoustic Guitar (nylon), Cello, Flute y String Ensemble 1). Efectivamente, en algún momento hay que especificar (mapear) qué instrumento está asociado a qué canal.

Los archivos MIDI permiten especificar una etiqueta para cada pista, lo que muchos programas aprovechan para introducir información adicional. Por ejemplo, la pista 2 tiene una etiqueta que pone: “Sequenced By”, y la pista 3 otra que pone: “Barry Taylor 1998”. Se pueden cambiar dichas etiquetas sin ningún problema. Sólo son informativas.

Para seleccionar una pista, es preciso hacer clic encima de su etiqueta. Por ejemplo, si hacemos clic sobre “Barry Tailor 1998”, seleccionaremos la pista 3. Una vez seleccionada una pista, a la izquierda tenemos dos recuadros que nos permiten configurar las opciones de esa pista.

Observemos los Parámetros del Instrumento:

  • Se nos informa que está configurado General MIDI Device #4 [ 128:0 TiMidity port 0 ], es decir, que estamos utilizando el puerto 128:0 de timidity como dispositivo MIDI.
  • Podemos seleccionar un canal para la pista seleccionada (por defecto está configurado el canal 3). Cada pista tiene que tener asociado un canal MIDI, aunque nadie impide que existan varias pistas asociadas al mismo canal MIDI.

Cada canal tendrá asociado un instrumento. Para ello, tendremos que seleccionar un instrumento dentro de un banco de sonidos:

  • Es posible que el sintetizador disponga de varios bancos de sonidos, en ese caso seleccionaremos alguno de ellos. En el ejemplo, sólo está disponible General MIDI.
  • Ahora, dentro de General MIDI escogeremos un programa (el nombre técnico de un instrumento). En el ejemplo, está seleccionado el instrumento 25: Acoustic Guitar (nylon), como ya habíamos visto anteriormente.

Es interesante recalcar que la única utilidad de tener bancos de sonidos es la de agrupar varios instrumentos bajo un mismo identificador. De ésta forma, para escoger un determinado instrumento, tendremos que dar un valor de dos coordenadas (x, y): por un lado el banco x, y por otro, el identificador de ese intrumento dentro de ese banco, y.

  • Casilla de Verificación ‘Percusión’. En caso de que una pista se utilice para la percusión, no sería necesario indicar un instrumento, bastaría con marcar ésta casilla. Habitualmente el canal 10 se suele reservar para percusión.

El resto de parámetros se utilizan para añadir efectos de sonido al instrumento en cuestión:

  • Pan: Es lo que conocemos como balance, podemos repartir el sonido entre los dos altavoces. Que sólo suene el izquierdo (0%), que suenen ambos (50%), o que sólo suene el derecho (100%). Se pueden utilizar valores intermedios.
  • Sustain: Permite configurar el sustain (tiempo que sigue sonando una nota, aún habiendo recibido el evento NOTA_OFF).
  • Chorus: Nivel del efecto de coro.
  • Reverb: Nivel del efecto de eco.
  • Expression: Según creo haber entendido, es el tiempo que se tarda en dar respuesta a un evento MIDI.

Una vez comprendidas todas éstas opciones, sólo queda insertar notas, cortar fragmentos, pegarlos en otro sitio, etc. La utilización del programa es bastante intuitiva. Haciendo doble clic sobre una fila del gráfico, podemos entrar en modo edición:

Aunque eso ya queda fuera del objetivo de éste post.

Rosegarden - Edición Partitura

Editando una partitura con Rosegarden

Espero que ahora tengáis una perspectiva más amplia de las posibilidades que nos ofrece el protocolo MIDI 🙂

Enlaces de interés:

Página web oficial de Rosegarden

Cursillo de Introducción a la Informática Musical, por David García Garzon

Deja un comentario

Archivado bajo Curiosidades y Anécdotas, Información Interesante, Organización, Fuentes y Recursos

MIDI en GNU/Linux (II)

Espero que todo el mundo tenga claro el significado de la palabra síntesis, en contraposición a análisis:

  • Cuando realizamos un análisis, descomponemos un todo en sus partes. Probablemente con intención de estudiarlo con mayor profundidad, o para conocer su estructura. Ejemplo: análisis de sangre.
  • Por el contrario, cuando realizamos una síntesis, estamos construyendo un todo a partir sus partes. Ejemplo: sangre sintética (creada en un laboratorio).

En un post posterior hablaremos con mayor profundidad sobre la síntesis de sonido. De momento, nos basta con saber que existe, y más o menos para qué sirve.

Pequeña introducción a la síntesis de sonido

Hasta ahora, el mundo MIDI funciona bastante bien de forma teórica. Pero al llevarlo a la práctica, nos damos cuenta de que falta lo más esencial: el sonido. Sabemos cómo tenemos que tocar las notas (tenemos la partitura), pero no tenemos (hasta el momento) forma de hacer sonar esa información musical que existe dentro del MIDI.

De ello se encargará el sintetizador. ¿Qué ingredientes necesitamos? Un sonido de ejemplo (sample), a partir del cual, utilizando unos determinados cálculos matemáticos, obtendremos los demás sonidos de la escala. Obviamente, de ésta forma se obtendrá un instrumento con una calidad muy pobre, pero más adelante veremos cómo se puede mejorar ésto.

Pues bien, en resumen: un sintetizador es un software (o hardware, como siempre) que, a partir de un conjunto de muestras de sonido pregrabadas, es capaz de generar cualquier tono de la escala de ese instrumento.

Es interesante remarcar que no es necesario tener una muestra de sonido por cada nota. Alterando la frecuencia de la onda sonora, es posible obtener nuevas notas. En otras palabras, a partir de un DO es posible obtener un DO# (un semitono por encima). Mediante un sencillo cálculo matemático, podemos saber cuál sería la frecuencia de un DO# en relación a un DO, y modificar el sonido del DO consecuentemente con dicho cálculo.

Bancos de Sonidos

Los sintetizadores suelen trabajar con más de un sample por instrumento. También suelen trabajar con varios instrumentos: piano, flauta, violín. Incluso no es raro que se utilicen varios tipos del mismo instrumento: piano tipo A, piano tipo B, etc.

¿Consecuencia? Es preciso tener una forma de organizar todos esos samples. Y esa forma se llama banco de sonido. Aunque no existe un estándar oficial, existe algún que otro estándar de facto para los bancos de sonidos. Posteriormente también se profundizará sobre éste tema.

La mayoría de sintetizadores actuales pueden configurarse con varios bancos de sonidos. ¡Incluso es posible crear instrumentos personalizados!

Timidity

Timidity es un sintetizador software GPL, disponible en los repositorios de Ubuntu. Se puede utilizar de múltiples formas, bien como servidor independiente, bien como servidor integrado con ALSA, bien como aplicación cliente (para reproducir un archivo directamente, o para generar un archivo mp3, ogg, flac… con el resultado de la ejecución).

Sin duda, la opción más interesante es como servidor integrado con ALSA. De esa forma, podemos utilizar otras aplicaciones que hagan uso del MIDI (como por ejemplo, un editor de partituras llamado rosegarden).

La instalación de timidity es muy sencilla con aptitude:

$ sudo aptitude install timidity

Para utilizar las características relativas al MIDI, es preciso tener cargados ciertos módulos del kernel. Añadid las siguientes líneas al /etc/modules para que se carguen cada vez que se encienda la máquina:

frodo@hobbiton:~/Desktop$ tail /etc/modules
# Soporte MIDI para utilizar timidity
snd-seq-device
snd-seq-midi
snd-seq-oss
snd-seq-midi-event 

snd-seq

En /etc/init.d hay un script llamado timidity, que inicializa correctamente timidity para utilizarlo como servidor en ALSA. Para que se cargue correctamente al inicio de la máquina, crearemos un enlace en el directorio /etc/rcX.d, en el que X representa el nivel de ejecución actual (podéis verlo con el comando runlevel, probablemente sea el nivel 2):

frodo@hobbiton:/etc/rc2.d$ runlevel
N 2

Crearemos un enlace para iniciar timidity:

frodo@hobbiton:$ sudo ln -s /etc/init.d/timidity /etc/rc2.d/S99timidity

Y otro para detener timidity:

frodo@hobbiton:$ sudo ln -s /etc/init.d/timidity /etc/rc2.d/K99timidity

Ambos enlaces enlazan al mismo script, que será llamado con diferentes parámetros: start en el primer caso, y stop en el segundo. La nomenclatura es la usada tradicionalmente en sistemas Debian.

Ahora bastaría con reiniciar la máquina para empezar a usar timidity.

Usando timidity

Una vez reiniciada la máquina, comprobamos si timidity está en ejecución:

frodo@hobbiton:~$ ps -A | grep timidity
9694 pts/2    00:00:10 timidity

Ahora deberíamos tener los puertos disponibles para usarlos con pmidi:

frodo@hobbiton:~$ pmidi -l
Port     Client name                       Port name
62:0     Midi Through                      Midi Through Port-0 

128:0     TiMidity                          TiMidity port 0 

128:1     TiMidity                          TiMidity port 1 

128:2     TiMidity                          TiMidity port 2 

128:3     TiMidity                          TiMidity port 3

¡Correcto! Ahora si ejecutamos un archivo midi de la forma:

$ pmidi -p 128:0 archivomidi.mid

Deberíamos ser capaces de escucharlo.

Configuración de timidity

timidity posee multitud de opciones (ver página de manual). Aquí únicamente mencionaremos que podemos configurar el banco de sonidos en el archivo de configuración /etc/timidity/timidity.cfg:

frodo@hobbiton:~$ tail /etc/timidity/timidity.cfg 

#opt EFdelay=d          #disable delay 

#opt no-anti-alias
#dsdf
# Disabling some of the Midi Controls can help with the CPU usage a lot. 

# The same goes to the VLPF, sample anti-aliasing and effects such as 

# reverb and chorus 

# By default, try to use the instrument patches from freepats: 

source /etc/timidity/freepats.cfg

La última línea indica el banco de sonidos a usar. Por defecto se utiliza freepats, que es un banco de sonidos libre en formato GUS (Gravis Ultrasound). También se puede utilizar el formato SoundFont, escribiendo una línea como la siguiente:

soundfont /home/frodo/ejemploSF.sf2

Utilizando aplicaciones MIDI

Ahora que timidity está perfectamente integrado en el sistema, podemos ejecutar aplicaciones que internamente utilizan MIDI. Por ejemplo, GNU Solfege (existe versión para Windows, por si está alguien interesado).

$ aptitude install solfege

GNU solfege es una aplicación educativa muy interesante, que se autodefine como “free ear training software”. Consiste en una serie de ejercicios musicales, para entrenar nuestro oído musical: dictados melódicos y rítmicos, intervalos melódicos y armónicos con inversiones, distinguir diferentes tipos de escalas, etc.

Ésta aplicación utiliza MIDI para ejecutar cada uno de los ejemplos, por lo que aprovecha las ventajas de éste protocolo para proporcionar una mayor interactividad con el usuario.

Para más información, ver su página web: http://www.solfege.org.

9 comentarios

Archivado bajo Información Interesante, Organización, Fuentes y Recursos